El pasado sábado 5 de agosto María y Jose contrajeron matrimonio y bautizaron a su hijo.

La ceremonía fué en el incomparable marco que es la “Iglesia Nueva” de Son Servera, cuya arquitectura la hace perfecta para éste tipo de eventos.

La boda fué expectacular, divertida y llena de emoción. Una boda en la que era imposible no apuntar con la cámara hacia algún lado porque siempre ocurria acción. Mi enhorabuena a ésta simpatiquísima pareja por su confianza en mi trabajo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *